La escritura del futuro

Finlandia, considerado el país modelo en educación a nivel mundial, apuesta por la mecanografía en detrimento de la escritura manual tradicional.

Los avances tecnológicos tienen sus efectos secundarios, es algo evidente y palpable en la sociedad de hoy. Nuestros hábitos de ocio han cambiado, nuestra forma de consumir televisión anexionada a internet y el auge de contenidos a la carta, compramos online, estudiamos en campos virtuales, nos comunicamos a través de dispositivos y aplicaciones móviles, ... La tecnología, sin duda, ha revolucionado nuestra forma de vida de una manera mucho más profunda de lo que pudiere parecer a simple vista.

Lo cierto es que todo avance, revolución o cambio profundo, encuentra en su camino grandes detractores y no es diferente en el caso tecnológico.

Al hilo de los cambios provocados por la tecnología en nuestras rutinas, surge la noticia de que el país cuya educación es un referente mundial, Finlandia, ha decidido centrar sus esfuerzos en el aprendizaje de mecanografía en detrimento del aprendizaje de la escritura manual. Polémica decisión, sin duda, pero nada descabellada, por otro lado, dado el momento de inflexión que el propio desarrollo tecnológico está provocando en la sociedad de hoy, donde un niño está más en contacto con algún tipo de dispositivo electrónico u ordenador que con el papel.

Posturas a favor de este cambio tecnológico alegan la poca rapidez y eficiencia de la escritura manual confrontándola con el número de pulsaciones por minuto fácilmente alcanzables con el debido entrenamiento.

¿Será, pues, la utilización de la escritura tradicional relegada a unos pocos románticos nostálgicos, o sabremos siempre apreciar el valor de unas palabras escritas con el sello único de la personalidad del escritor a golpe de pluma?

¿Es posible la coexistencia de lo tradicional con últimos los avances tecnológicos?

¿Deshumanizará a futuras generaciones esta innovadora medida educativa?

Sólo el futuro nos dará las respuestas.