La ciberseguridad en el aula

Mucho se ha debatido sobre la seguridad en Internet cuando hablamos de niños: se trata de los usuarios más vulnerables y que mayor educación necesitan en el uso seguro y responsable de la red.

Las medidas impulsadas para el sector educativo permiten adaptar a la transformación tecnológica los procesos de enseñanza y aprendizaje, dotando a los alumnos de conocimientos y herramientas para su desarrollo personal y profesional. Tanto es así que, cada día más aulas están dotadas de pizarras digitales y conexión a Internet. De este modo, los alumnos disponen (o dispondrán) de sus propios ordenadores y/o dispositivos móviles como herramienta de trabajo en el aula y en casa. El personal docente, en consecuencia, necesita recibir la información pertinente para adaptarse al ritmo marcado por las nuevas tecnologías, tanto en materia técnica como de seguridad.

Entre los riesgos de los niños que usan Internet podemos enumerar los siguientes: el cyberbullying, robo de identidad (phishing), la exposición a materiales y contenidos inapropiados, compras o cargos indeseados, exposición a delincuentes sexuales, etc. Para un uso más seguro de Internet, es necesaria la cooperación entre los centros educativos y la familia, así como concienciar a las familias de la importancia del control del uso de internet y estimular al propio estudiante para que sea capaz de sacar conclusiones por sí mismo al respecto.

Por consiguiente, tanto los educadores como las familias deben guiar a los niños monitorizando su actividad en redes sociales, dándoles ejemplo respetando las reglas establecidas y animándoles a asumir compromisos con tal de que sean conscientes del peligro real que entrañan ciertas prácticas en el uso de Internet.