Ciberbullying: claves para erradicarlo

Una de las principales preocupaciones para el entorno educativo es lo que se llama ciberbullying o ciberacoso. Detallamos algunos consejos orientados a prevenir y luchar contra el ciberbullying.

Una de las principales preocupaciones para el entorno educativo es lo que se llama ciberbullying o ciberacoso. Entendemos ciberbullying como el uso de medios de comunicación digitales para acosar a una persona o grupo de personas, mediante ataques personales, divulgación de información confidencial o falsa entre otros medios.

Algunos consejos orientados a los alumnos para prevenir y luchar contra el ciberbullying:

  • No compartir las contraseñas de tus cuentas con nadie, ni siquiera con tus amigos. Ten mucho cuidado con los contenidos que publicas.
  • No responder ningún correo electrónico, mensaje o conversación del agresor. Si te están agrediendo virtualmente, debes comentárselo a tus padres o a un adulto de confianza.
  • Guarda los correos electrónicos, mensajes instantáneos o conversaciones del agresor, pueden ser de utilidad como pruebas de algún delito.
  • Si se producen amenazas reiteradas, debes comunicarlo de inmediato a la policía.

Por su parte, los centros formativos deben hacer frente a su responsabilidad docente al respecto:

  • Alfabetización digital: uso, interpretación, lectura crítica de las nuevas tecnologías y su uso.
  • Prevenir los malos usos y abusos trabajando con los alumnos desde edades tempranas.
  • Fomentar la autonomía de los alumnos frente a la resolución de conflictos. Darles las armas educativas necesarias para combatirlos.
  • Implementar programas preventivos de trabajo y sensibilización de la problemática con los padres.

He aquí el protocolo de actuación ante la problemática del ciberbullying en el entorno educativo:

  • Detección y obtención de información preliminar. Poner en conocimiento del equipo directivo del centro educativo cualquier indicio de algún posible caso de ciberacoso, para su análisis y determinación del alumnado implicado.
  • Valoración del caso: indagaciones e intervención para neutralizar el problema. Puede conllevar solicitud de información a los alumnos implicados, sus familias y su entorno próximo. Elaborar informe. En el caso de confirmarse el ciberacoso, se deberán adoptar medidas cautelares e incluso informar a las autoridades competentes.
  • Planes de actuación (con la víctima, agresor, compañeros, familias y profesorado).
  • Evaluación y seguimiento de los planes.
  • Información y sensibilización de toda la comunidad educativa.

Se trata, por tanto, de una problemática delicada que requiere la estrecha colaboración y reunión de esfuerzos de toda la comunidad educativa.